martes, 15 de mayo de 2012

Borussia Dortmund-Bayern Munich: Un equipo de verdad

Borussia Dortmund 5-2 Bayern Munich (12/05/2012)

Me parece que el Dortmund de Klopp, Hummels, Kagawa, Gotze y compañia va a ser recordado como uno de los grandes equipos, al menos en Alemania donde ha sido capaz de ser infinitamente superior en los enfrentamientos directos con el Bayern de Munich, actual finalista de la Uefa Champions League. Los de Jürgen Klopp juegan estos partidos con una ambición que carecen los de Heynckes, que por el contrario disputan las luchas con miedo a no poder vencer s y no con previsión de ganar, juegan a no perder el balón en vez de intentar llegar a portería rival. La consecuencia es que tanta precaución se transforma en precipitación ya que el Dortmund no perdona y consigue dominar los partidos a través del balón y del espacio. Os explico como el equipo de Klopp consigue dominar los partidos, como defiende en dos aspectos básicos.

 1. Una consigna principal del sistema defensivo del Borussia Dortmund es posicionarse muy juntos, no de manera gratuita, sino porque los jugadores más cercanos al balón van a ir a robarlo pudiendo ser superados por un regate o por una combinación rápida así que la proximidad permite que llegue una ayuda casi al instante. La inteligencia táctica de los defensores habilita que pierdan su posición en los momentos decisivos pudiendo anticipar cualquier movimiento rival. El problema viene cuando se cambia el juego a otra banda, ya que está descubierto, entonces un veloz sistema de basculación se enciende, llegando rápidamente tanto el extremo como el lateral para frenar el posible ataque rival, interceptar el pase o aprovecharse de un mal control. Todo éste trabajo táctico debe ir acompañado de un incansable sacrificio y esfuerzo en equipo.

2. Una orden en la que enfatizó Jürgen Klopp para el partido contra el Bayern fue, seguro, en las ayudas de Kuba y Grosskreutz a los laterales Pisczcek y Schmelzer para evitar los dos contra uno que se pudiese producir con las intervenciones de Alaba y Lahm. De todas formas, aunque no se incorporasen al ataque los extremos del Dortmund se acercaban a sus laterales para intentar cerrar el espacio a los extremos Ribery y Robben. Un mal control, un pase precipitado o un regate que se va algo largo era aprovechado para recuperar la pelota. Parece que funcionó. De nuevo es imposible hacer algo así si tus extremos no tienen mentalidad defensiva y un gran físico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario