jueves, 10 de mayo de 2012

Atlético de Madrid-Athletic Club de Bilbao: Falcao y diez grandes jugadores

Atlético de Madrid 3-0 Athletic Club de Bilbao (09/005/2012)
Falcao fue el jugador más decisivo del partido. Siempre he pensado que en las grande finales, donde los partidos se deciden por detalles, es donde se diferencian los grandes jugadores a las estrellas. Falcao ha demostrado que es un jugador con un valor económico alcanzable para muy pocos clubs. Marcó dos golazos y junto a Diego hizo el "joga bonito" pero sus compañeros tuvieron que hacer el trabajo sucio donde es difícil destacar a alguien ya que todos se sacrificaron en defensa, anticipando jugadas rivales, luchando en el marcaje y consiguiendo no encajar ningún gol. De todas maneras me gustaría destacar a Adrián, un jugador ausente ayer, pero un mago del balón al que ayer le tocó ponerse el mono de trabajo. En ataque moviéndose con exactitud, apoyando cuando era necesario y abriendo el campo cuando lo requería. En defensa era uno más. Con todo esto el Atlético de Madrid y Diego Simeone han conseguido ser campeones de la Europa League. Enhorabuena. Felicitar también al Athletic de Bielsa por el fútbol y la entrega que nos han dado para llegar hasta aquí. Parece que el fútbol español está de enhorabuena.

1. Los jugadores del Athletic fueron inferiores a sus rivales. No me refiero a que llegaron físicamente destrozados tras la exigente temporada sino hablo de que mentalmente no estuvieron a la altura. Demasiadas decisiones erróneas, muchos resbalones y fallos en el control del balón. Desde Amorebieta que perdió el balón regateando en su área pequeña, pasando por Iturraspe que recibía de espalda y suponía que tenía el "pressing" rival a su espalda y no se daba la vuelta, perdiendo así la opción de muchos pases. Ander Herrera demasiado ausente en la creación ya que, quizás por problemas musculares, durante muchos minutos caminó sobre el terreno de juego. Finalmente Llorente, no estuvo bien, le ganaron la partida los centrales rivales tanto en el juego aéreo como por el césped.

2. El tomar malas decisiones tuvo dos consecuencias tácticas importantes. La primera, como se muestra en la primera foto, es pocos apoyos en al jugador con balón. Cuando alguien recibía el balón y conseguía estar de cara a portería se daba cuenta que no tenía a nadie cerca con el que tocar, ralentizando así la circulación de balón con lo no causaba ningún daño en la defensa rival. El segundo error del Athletic es no aprovechar bien todo el espacio de juego. Muniaín abandonaba la banda para intentar controlar entre líneas y los desmarques de ruptura de Susaeta son en diagonal. Los laterales no subían lo suficiente como para tener que ensanchar la defensa. Iraola se incorporó en alguna ocasión y provocó estragos en el Atlético. Lo que provocaba es que los de Simeone podían acumular jugadores por el centro y cerrar todo tipo de pasillos por los que podían generar juego los de Bielsa.

3. El Atlético de Madrid tuvo la idea clara desde el principio. Simeone sabía que si su equipo conseguía ser un bloque y cerrar espacios interiores, a la contra iba a tener oportunidades. En en el centro del campo la primera parte se observaban dos líneas de cuatro, donde Gabi era el mediocentro más expeditivo salía a presionar para evitar que la construcción de juego rival fuese fluida. Mario Suarez, mientras, evitaba cualquier recepción de balón a su espalda y ayudaba a los compañeros. Diego se sacrificó mucho más que en otros partidos obligando que el juego rival pasase pocas veces por los pies de Iturraspe, por lo que, la organización del juego ofensivo de Bielsa era dificultosa. Miranda y Godín que tuvieron que luchar con Llorente y la verdad lo hiceron a nivel estratosférico. Mientras uno marcaba otro cubría y alternándose con gran concentración, anticipándose a todos los movimientos del delantero fueron capaces de dejar a cero su portería. Enorme trabajo defensivo de todo el equipo.

4. Ofensivamente el equipo del Cholo Simeone está muy trabajado también. En cuanto conseguían recuperar el balón buscaban atacar rápidamente pero sin perder la pelota. El pase largo a Falcao es una opción pero otra bastante recurrente es darle el control a Diego y que este decidiese si dar pausa al juego o conducir la pelota. Lo bonito del contraataque del Atlético de Madrid es ver como los compañeros dan opciones al jugador con balón. Acercándose para tener pases en apoyo o haciendo desmarques de ruptura para tener pases al espacio. El objetivo común es llegar velozmente a la portería rival, pero sin perder el balón y no les preocupa tener que parar durante dos segundos para que algún compañero se incorpore. Un contraataque muy entrenado que dió su recompensa a través de un estelar Falcao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario